España se perfila como pilar de la estrategia eléctrica del Grupo Volkswagen
Suscríbete

España se perfila como pilar de la estrategia eléctrica del Grupo Volkswagen

HERBERT DIESS NEW AUTO 2021
Herbert Diess, durante la presentación de New Auto 2030. Fot: Grupo Volkswagen
|

Además de las dos gigafactorías confirmadas en Suecia y Alemania, el Grupo Volkswagen tiene la intención de convertir España en un pilar estratégico de su campaña eléctrica, y está considerando establecer toda la cadena de valor de los coches eléctricos en este país. Como parte de un programa de transformación de mayor envergadura, la nueva planta garantizaría el suministro para la producción de vehículos eléctricos de batería, el Grupo Volkswagen está estudiando la opción de una gigafactoría con un socio estratégico. En su última fase dee ampliación, a finales de la década, la intención es que la planta tenga una capacidad anual de 40 GWh. También se está contemplando la posibilidad de producir en España la familia de BEV pequeños del Grupo a partir de 2025. La decisión final dependerá del marco general y de las subvenciones estatales. Estas intenciones han sido confirmadas por Herbert Diess, consejero delegado del Grupo Volkswagen, y por Thomas Schmall, responsable de Tecnología del Comité Ejecutivo del Grupo Volkswagen, CEO de Volkswagen Group Components y presidente del Consejo de Administración de SEAT.


Wayne Griffiths, CEO de SEAT y CUPRA, ha declarado que “apoyamos y solicitaremos participar en el PERTE anunciado por el Gobierno español. Hacer realidad el potencial de Future: Fast Forward exige tanto apoyo del sector público como inversión. Nuestro objetivo es cooperar con el Gobierno para transformar el país en un hub europeo de movilidad eléctrica y la planta de producción de SEAT S.A. de Martorell, en una fábrica de vehículos 100% eléctricos. La Península Ibérica es clave para conseguir una movilidad climáticamente neutra en Europa en 2050. Estamos preparados para transformar la industria automovilística española y contribuir de forma significativa a la descarbonización del suroeste de Europa.”


SEAT Arona 2021 004 HQ


Esta semana ha comenzado la producción en Martorell de los nuevos SEAT Ibiza y SEAT Arona, dos modelos fundamentales en la gama de la marca española, con un diseño exterior renovado y un interior que ha experimentado una revolución. “El SEAT Ibiza es un icono de la industria del automóvil y uno de los pilares clave de la marca, mientras que el Arona fue el segundo modelo de SEAT más producido el año pasado”, comenta Herbert Steiner, vicepresidente de Producción y Logística de SEAT. “Ambos son fundamentales para la fábrica de Martorell, ya que representan la mitad de la producción de la planta. La actualización que acaban de recibir ayudará al Ibiza y al Arona a mantener su relevancia dentro de la marca”.


Volviendo a la casa matriz de SEAT, el Grupo Volkswagen ha presentado, el 13 de julio, su plan New Auto hasta 2030,  para transformar el Grupo en una compañía de movilidad impulsada por software, fuertemente enfocada hacia sus potentes marcas y sus plataformas tecnológicas globales, proporcionando sinergias y escalabilidad, y abriendo nuevas fuentes de beneficios. “Nos hemos marcado el objetivo estratégico de convertirnos en líder del mercado global de vehículos eléctricos – y vamos por muy buen camino. Ahora estamos fijando nuevos parámetros”, ha manifestado el consejero delegado Herbert Diess, durante la presentación de la nueva hoja de ruta.  


Para 2030, el Grupo tiene previsto reducir su huella de carbono por coche en un 30% a lo largo de todo su ciclo de vida (respecto a 2018), en línea con lo previsto por el Acuerdo de París. En el mismo período, se espera que la parte de vehículos eléctricos impulsados por batería aumente hasta el 50%, mientras que en 2040 casi el 100% de los nuevos vehículos del Grupo en los principales mercados deberían ser vehículos sin emisiones. De aquí a 2050, como tarde, el Grupo tiene la intención de ser climáticamente neutro en su totalidad. Se espera que las fuentes de beneficios e ingresos se desplacen gradualmente de los coches con motor de combustión interna (ICEs) a los vehículos eléctricos impulsados por batería (BEVs), para luego llegar al software y a los servicios, potenciados por la conducción autónoma. 


“Tenemos la intención de instalar plataformas líderes en la industria en todas las principales marcas, para ser capaces de alcanzar una mayor escalabilidad y aprovechar un número, incluso mayor, de sinergias en el futuro”, ha dicho el director financiero Arno Antlitz. “Escalaremos nuestras plataformas BEV, queremos desarrollar un paquete de software automóvil líder. Y seguiremos invirtiendo en conducción autónoma y servicios de movilidad. Durante esta transición, nuestro robusto negocio ICE nos ayudará a generar los beneficios y los flujos de caja necesarios para llevarla a cabo”. 


Volkswagen ya ha destinado 73.000 millones de euros a tecnologías futuras entre 2021 y 2025, lo que representa un 50% de las inversiones totales. La parte de la inversión destinada a electrificación y digitalización se seguirá incrementando. El amplio enfoque basado en cuatro plataformas tecnológicas clave tiene por objetivo permitir al Grupo Volkswagen generar unas sinergias sin parangón para todas sus marcas de turismos y vehículos comerciales ligeros, que también podrá aprovecharse parcialmente en camiones.  


Como sucesora de las plataformas MQB, MSB y MLB, así como de la MEB y la PPE, ampliará la consolidación de tres plataformas ICE a dos plataformas BEV, hasta llegar finalmente a una arquitectura unificada para todo el porfolio de productos. A partir de 2026, el Grupo tiene previsto empezar la producción de vehículos totalmente eléctricos basados en la SSP. Esta nueva generación será totalmente eléctrica, plenamente digital y altamente escalable. A lo largo de su ciclo de vida, se prevé que más de 40 millones de vehículos la usen como base. Al igual que la MEB hoy en día, la SSP estará abierta a otros fabricantes. 


Para mejorar y acelerar sus competencias en materia de plataformas mecatrónicas, el Grupo invertirá cerca de 800 millones de euros en un nuevo centro de Investigación y Desarrollo en Wolfsburg, donde se diseñarán tanto el núcleo central como los módulos de la plataforma SSP. Markus Duesmann, consejero delegado de Audi, ha dicho: “Introducir la SSP significa aprovechar nuestras fortalezas en materia de gestión de plataformas y basarnos en nuestras capacidades para maximizar las sinergias en todos los segmentos y marcas. A largo plazo, nuestra SSP reducirá significativamente la complejidad de la mecatrónica. De ese modo, no solo supone reducir CAPEX, I+D y costes unitarios respecto a la MEB y la PPE, para permitir al Grupo alcanzar sus objetivos financieros: también permitirá, en particular, gestionar los futuros retos del desarrollo automóvil, a medida los coches vayan orientándose cada vez más al software”. 


La compañía de software del Grupo Volkswagen, Cariad, aspira a desarrollar la plataforma de software líder de aquí a 2025, que sirva de espina dorsal de software para todos los coches del Grupo. Actualmente, la entidad está trabajando en tres plataformas de software. “El software jugará un rol decisivo en la transformación de una compañía automóvil pura en un grupo de movilidad integrada. En 2030, el software – partiendo de la conducción autónoma – puede convertirse en una importante fuente de ingresos para nuestra industria”, ha señalado el consejero delegado de Cariad , Dirk Hilgenberg. 


El Grupo tiene planes para crear una cadena de suministro controlada de baterías estableciendo nuevas alianzas y abarcando todos los aspectos, de las materias primas al reciclaje. El objetivo es crear un circuito cerrado en la cadena de valor de la batería, la forma más sostenible y económica de fabricar baterías. Para alcanzar su objetivo, el Grupo Volkswagen está desarrollando su competencia en materia de baterías y reduciendo la complejidad. 


En este sentido, está introduciendo un formato de celda de batería unificado que conlleva una reducción de costes del 50%, y hasta un 80% de casos de uso de aquí a 2030. La construcción, hasta 2030, de seis gigafactorías en Europa, con una capacidad de producción total de 240 GWh, ayudará a garantizar el suministro de baterías. La primera planta, en Skellefteå, Suecia, será operada por Northvolt. El Grupo Volkswagen acaba de invertir unos 500 millones de euros adicionales en su principal socio en materia de baterías, y trabaja con Northvolt para iniciar la producción en 2023.


Para la segunda ubicación, en Salzgitter, Alemania, el Grupo Volkswagen ha firmado un acuerdo con el especialista en celdas de batería chino Gotion High-Tech como socio tecnológico para iniciar la producción en 2025. Juntos, los dos socios desarrollarán e industrializarán el segmento de volumen de la celda unificada en la planta alemana. Volkswagen potenciará la infraestructura de carga en Asia, Europa y América, partiendo de iniciativas exitosas del Grupo, como CAMS en China o Electrify America en Estados Unidos. Se desplegarán más de 18.000 puntos HPC en Europa, 17.000 en China y 10.000 en EE.UU. y Canadá. 


Thomas Schmall sostiene que  "una cadena de suministro de baterías controlada por Volkswagen nos permitirá tener autoridad sobre el mayor bloque de costes, ofrecer las mejores y las más sostenibles baterías a nuestros clientes y asegurar el éxito del negocio BEV. Los BEVs se convertirán en bancos de energía móviles que podrán integrarse plenamente en la red eléctrica mediante la carga bidireccional. Esto nos permitirá generar beneficios adicionales a raíz de la participación en el mercado eléctrico de aquí a 2030”. 


Por otro lado, la movilidad como servicio y el transporte como servicio, plenamente autónomos, serán una parte íntegra de New Auto. La cadena de valor consiste en cuatro áreas de negocio: el sistema de conducción autónoma, su integración en los vehículos, la gestión de flotas y la plataforma de movilidad.  El Grupo Volkswagen ya está al frente del desarrollo de un sistema de conducción autónoma para lanzaderas autónomas con su socio estratégico, ARGO AI. Con proyectos piloto en Múnich, actualmente el Grupo Volkswagen está probando los primeros autobuses autónomos y tiene previsto desplegar proyectos similares en otras ciudades de Alemania, China y EE.UU. En 2025, Volkswagen tiene planeado ofrecer su primer servicio de movilidad autónoma en Europa, seguida poco después por EE.UU. 


Christian Senger, director de Tecnología de Volkswagen Vehículos Comerciales, ha declarado: “Para finales de la década, la conducción automática cambiará por completo el mundo de la movilidad. Junto con ARGO AI, estamos desarrollando un sistema de conducción autónoma líder en la industria que nos permitirá ofrecer servicios de movilidad completamente nuevos y servicios de transporte autónomos. El Grupo Volkswagen apunta a una cuota de mercado significativa y a fuentes de ingresos adicionales en este importante futuro negocio”. 



   Nueva inversión del Grupo Volkswagen en baterías sostenibles
   El Grupo Volkswagen plasma su concepto de movilidad sostenible en Astypalea
   SEAT fija el objetivo de producir 500.000 eléctricos urbanos en Martorell
   El Grupo Volkswagen construirá seis gigafactorías de baterías en Europa
   SEAT y Grupo Volkswagen traccionan un proyecto multisectorial hacia un ecosistema eléctrico
Empresas destacadas