Nace el Automotive Innovation Lab
Suscríbete

Nace el Automotive Innovation Lab

Automotive Innovation Lab
De izquierda a derecha, Miquel Roca, Joaquim Ramis, José Miguel García Guirado, Jason Lusty, Ainhoa Arbizu, periodista, Pablo Alzugaray, David Santamaría, Jorge Álvarez-Naveiro y Steffen Becker (Fjord).
|

El jueves, 10 de junio, en CASA SEAT, se presentó el Automotive Innovation Lab (AIL), un espacio de investigación, reflexión, debate y análisis sobre el sector de la automoción a escala internacional, impulsado por la consultora Shackleton, junto a Accenture Interactive, Atresmedia, Automobile Barcelona, Droga5, Google, Grupo Antolín, IESE, RACC y SEAT. El sector de la automoción está viviendo la revolución más grande de su historia: electrificación, digitalización, nueva movilidad urbana, e-commerce, comportamiento del consumidor post-covid, etc. En este contexto, AIL apuesta por reunir algunas de las compañías más innovadoras e interesadas en el futuro de la automoción para hacer frente a los retos de los próximos años y entender cómo será la relación entre las personas y los automóviles.


El Automotive Innovation Lab trabajará en cuatro áreas: Research, para profundizar en la realidad social, perceptiva, declarativa, digital y de mercado, para obtener una visión certera del consumidor y su contexto; Data, para Identificar cuáles son los datos que predicen, cuáles los que confirman, y cuáles los que segmentan, en el nuevo contexto cookieless; Insights, hacia la búsqueda de nuevos caminos, nuevos puntos de conexión y nuevas necesidades a las que dar respuesta; e Inspiration, con el objetivo de escucha y seguir atentamente los nuevos comportamientos y tendencias de consumo y las nuevas iniciativas puestas en marcha en otras industrias.


El comité de gestión del AIL está conformado por José Ramón Alonso, Managing Director - Accenture Interactive; Jaime Díez Nogueira, Director de Marketing Social Corporativo de Atresmedia; Jose Miguel García Guirado, director Automobile Barcelona, de Fira Barcelona; Dylan Williams, Chief Strategy Officer de la firma Droga5;  David Santamaría, Head of Industry Telco, Energy & Auto de Google; Jose María Pérez Sastre, Strategic Partnerships y Jorge López, Industry Manager de Google; Jorge Álvarez-Naveiro, Head of Brand, Marketing, Communication and Alliances de Grupo Antolin; Alejandro Lago, profesor de Dirección de Tecnología & Operaciones de IESE; Miquel Roca, director de Marketing de RACC; Jason Lusty, Global Chief Marketing Director de SEAT; Pablo Alzugaray, CEO y Joaquim Ramis Automotive Marketing Lead – Shackleton, respectivamente.


Jorge Álvarez-Naveiro (Grupo Antolin) ha declarado que “las nuevas formas de movilidad están transformando completamente el interior de los vehículos. Estos interiores serán nuevas salas de estar en las que podremos trabajar, relajarnos o conectarnos mientras nos desplazamos. Un espacio que también será una burbuja de salud, bienestar y seguridad. En Grupo Antolín trabajamos para desarrollar interiores inteligentes gracias a soluciones innovadoras”.


Miquel Roca (RACC) ha comentado que  “una iniciativa como AIL es importante porque reúne a entidades relevantes del sector de la automoción y de los servicios a la movilidad, como es el RACC. Estamos ante un reto, el de la transformación en la forma de desplazarnos en que nuestra entidad está directamente implicada, con el objetivo de impulsar nuevas soluciones seguras, sostenibles, inteligentes y compatibles con el progreso económico”.


Joaquim Ramis (Shackleton) ha manifestado que  “en el contexto de cambio y disrupción que actualmente vive el sector de la automoción y la movilidad en general, es apasionante poner en marcha una plataforma como el Automotive Innovation Lab. Es un espacio colaborativo, con visiones diversas que enriquecen el proyecto, además de aportar un aprendizaje personal valioso. Tiene un foco en las personas, sus pensamientos y motivaciones, que para mí son la clave los cambios reales. Y finalmente la perspectiva global, lo convierte en un proyecto único”.


Pablo Alzugaray (Shackleton) ha añadido que “creo que la diferencia clave del el Automotive Innovation Lab es su mirada poliédrica, no es la industria de los coches hablando de la industria de los coches, sino el futuro de los coches y la movilidad, visto desde diferentes perspectivas. La perspectiva de los conductores, la de la tecnología, seguridad vial, la información, la comunicación y, por supuesto, la de los fabricantes”.


European Automotive Consumer Research: “People, cars and mobility after the pandemic”

La primera acción del AIL ha consistido en una investigación a gran escala, para analizar el impacto de la pandemia en lo que los europeos sienten, piensan y hacen respecto a los coches y a su movilidad. Este estudio, liderado por el Automotive Innovation Lab y a cargo de Fjord, se compone de una fase cuantitativa, con 2.000 entrevistas en Alemania, España, Francia, Italia y Reino Unido, precedida por una cualitativa, a través de entrevistas en profundidad.


Se desarrollará cada dos años, permitiendo comparar los cambios y la evolución de esos comportamientos a lo largo del tiempo. Esta primera edición se ha centrado en tres áreas de investigación principales. En primer lugar, cómo ha influido la pandemia en la relación entre las personas, sus coches y la conducción. En segunda instancia, cómo ha evolucionado la mentalidad y los comportamientos de las personas respecto a la movilidad. Por último, se ha centrado en conocer qué actitudes han cambiado respecto a la movilidad y cuáles van a permanecer.


De todo ello se han extraído diferentes vectores:

- La mayor sensación de fragilidad ha añadido la dimensión de la seguridad sanitaria a muchas actitudes y comportamientos. Evitar riesgos como nueva dimensión de movilidad. “Risk evaders”.


- El automóvil se ha convertido en un refugio seguro para que las personas escapen de las restricciones impuestas por la pandemia. “Car as a Cocooning Space”. La parte emocional del automóvil ha ganado protagonismo frente a la parte más racional y utilitaria.


- El covid-19 ha creado una tensión entre los beneficios de poseer un coche y las preocupaciones del impacto ambiental. La gente busca más insistentemente, las opciones de conducción sin culpa que unan las necesidades personales frente a las ambientales. “Non guilty mobility”.


Asimismo, del estudio se han derivado diversas conclusiones:

- Los encuestados afirman que quieren mantener los nuevos hábitos de movilidad adquiridos durante la pandemia. El 55% ha incorporado el hábito de caminar y el 40% ha incrementado el uso de la bicicleta por tratarse de opciones de movilidad saludables.


- Mucha gente está considerando comenzar una nueva forma de vivir más equilibrada fomentada por el trabajo en remoto. Un 38% de europeos está pensando en moverse del centro de la ciudad a áreas suburbanas o rurales. “New Country Side people”.


- El coche se vincula a la “independencia. El 60% valora más tener acceso ahora un coche propio que antes de la pandemia. Concretamente, los británicos son los ciudadanos que más tienen esta percepción (65%) y los franceses los que menos (53%). Asimismo, la gente ha comenzado a sentir el coche como una extensión de su casa (51%).


- La idea de ser propietario de un coche se ha reforzado, y se ha detectado que será una tendencia al alza durante los próximos años. Un 47% de los europeos, que antes de la pandemia decían que no necesitaban un coche, prefieren tenerlo ahora y el 70% no se imagina su vida sin él.


- A pesar de que la mayoría prefiere seguir siendo propietarios, el 42% ha afirmado que estaría interesado en un servicio de suscripción, pero el precio sería uno de los factores más influyentes.


- La pandemia ha creado una tensión entre la necesidad de coches como espacios seguros y una mayor conciencia medioambiental. El 46% dice que el covid-19 los ha hecho más conscientes del impacto ambiental de los coches de combustión.


- El atractivo de los coches eléctricos se ha incrementado y los consumidores lo vinculan al “estatus social” y a un “aura de lujo”. Casi la mitad de la población europea (44%) aspira a tener uno, y de ellos el 45% prevé comprarlo en los próximos tres años.


- Por otro lado, los encuestados consideran al coche eléctrico como la mejor solución para reducir el impacto ambiental de la conducción. Así lo afirman el 68% de los españoles. En Alemania ese % solo es del 32%, al ser un mercado más maduro con mayor cantidad de coches eléctricos en el parque de automóviles, y considerar los efectos negativos de las baterías (cambios cada 4-5 años, residuos, litio…).


- A pesar de que la pandemia ha hecho que los consumidores estén más abiertos a desarrollar todo el proceso de compra de un coche online (36%), se sigue valorando mucho (66%) el consejo humano como factor de confianza.


Empresas destacadas