CLEPA aboga por un cambio de paradigma en el camino la descarbonización
Suscríbete

CLEPA aboga por un cambio de paradigma en el camino la descarbonización

Green Deal generic 2 700x382
|

CLEPA ha publicado su contribución al debate sobre el logro de la neutralidad climática para 2050, la posición del sector sobre la legislación pertinente y sugerencias para el camino a seguir.  Desde la asociación europea de proveedores de automoción hacen un llamado a la Comisión Europea "para que se comprometa con nosotros en la promoción de esos caminos tecnológicos hacia la neutralidad climática que permiten la transformación exitosa de la cadena de valor y, por lo tanto, crean un beneficio mutuo para el clima y la sociedad. La industria de los proveedores de automóviles apoya el Acuerdo de París y el objetivo de la neutralidad climática".


La asociación considera que las regulaciones actuales están fragmentadas y no son lo suficientemente eficientes. Sostiene que el Green Deal es una oportunidad para alinear las políticas climáticas e integrar lo que actualmente son regulaciones estrictamente sectoriales, incluidas las emisiones de carbono de los vehículos, el suministro suficiente de energía renovable, la creación de infraestructura de carga y reabastecimiento de combustible y la eliminación de inconsistencias en los impuestos a la energía. Plantea que un esquema de acreditación voluntario para contabilizar el combustible renovable sostenible en los estándares de emisión de vehículos es un primer paso hacia la vinculación de las regulaciones. Argumenta que la movilidad climáticamente neutra requiere apertura tecnológica en el enfoque político y la implementación regulatoria, por lo que una prohibición del motor de combustión sería contraproducente e innecesaria.


Para CLEPA, las emisiones del pozo a rueda y del ciclo de vida deben tenerse en cuenta en las políticas climáticas, pero ¿cuál es el camino a seguir? La asociación sostiene que el Pacto Verde debe verse como la oportunidad de comenzar a alinear las políticas climáticas de todos los sectores en un marco coherente que garantice la neutralidad climática al menor costo para la sociedad en los pasos apropiados hasta 2050. Desde la asociación consideran que en el corto plazo, hasta 2030, las normas de emisiones de CO2 deben ser ambiciosas pero realistas, junto con objetivos adecuados para las energías renovables, combustibles renovables y bajos en carbono y el despliegue de infraestructura de carga y repostaje. Ambos deben ir de la mano. A partir de 2030, manifiestan que se debe desarrollar una hoja de ruta hacia la neutralidad climática, a través de una combinación de regulación del CO2 y medidas dirigidas a la cadena de suministro, así como a la fase de uso, para su implementación después de 2030. El enfoque debe centrarse en una mayor integración de las regulaciones sectoriales y permitir la asignación de inversiones donde sean más efectivas para reducir las emisiones de carbono.


Fuentes de la asociación añaden que "las regulaciones sobre gases de efecto invernadero para vehículos deben basarse en una evaluación de las emisiones del ciclo de vida o del pozo a la rueda. Es importante dar este paso adelante para eliminar el impulso exclusivo hacia BEV (vehículos eléctricos de batería) inherente a los objetivos de CO2 más estrictos en una regulación de tanque a rueda. En lugar de regular el fin del motor de combustión interna en los vehículos que llegan al mercado, se necesita una eliminación gradual de los combustibles fósiles.


Un enfoque holístico: ¿Qué más se necesita para cumplir los objetivos de 2030?

CLEPA señala que los objetivos actuales para los vehículos de pasajeros para 2025 y 2030 prevén una reducción de emisiones del 15% y el 37,5%, respectivamente, respecto al punto de partida de 2020, y para las furgonetas se aplica un objetivo del 31% en 2030. Estos objetivos contribuirán a cumplir las obligaciones del Acuerdo de París e impulsarán la transformación hacia una movilidad climáticamente neutra, pero también suponen un desafío sustancial para la industria de automoción.


Cada punto porcentual por encima de estos objetivos, remarca CLEPA,  requiere el esfuerzo correspondiente en cuanto a energía renovable, los combustibles y la infraestructura. Los objetivos establecidos para el despliegue de la infraestructura de carga se calculan sobre la base de los objetivos actuales y solo pueden ser el comienzo. Los proveedores de automoción están comprometidos a continuar el diálogo sobre la mejor manera de gestionar la transición y encontrar un equilibrio entre las necesidades ambientales, industriales y sociales, aseveran desde CLEPA.

   CLEPA alerta de los perjuicios de los controles fronterizos dentro de la UE
   Optimismo y precaución en el arranque de 2021
   CLEPA aplaude el acuerdo comercial UE-Reino Unido
Empresas destacadas