Exponentes del camino hacia la sostenibilidad responsable
Suscríbete

Exponentes del camino hacia la sostenibilidad responsable

APERTURA 1 116 17 LibroBlanco
Representantes de siete grandes compañías del sector detallan su visión de la Industria 4.0 sostenible. Foto: SERNAUTO
|

En plena transformación del sector, el uso y aprovechamiento racional de los recursos ya supone un requerimiento ineludible para la industria de automoción. Representantes de siete grandes compañías del sector detallan su visión de la Industria 4.0 sostenible. Puede leer este reportaje completo en el número 2.356 de AutoRevista.


Javier Blanco, director de Sostenibilidad de Grupo Antolin, afirma que “las empresas del sector estamos comprometidos con la excelencia y la innovación como palanca para generar competitividad. Además, generamos empleo de calidad y nos integramos en las comunidades locales colaborando con los distintos agentes económicos y sociales para compartir conocimiento. Esta industria se encuentra inmersa en una transformación industrial y tecnológica sin precedentes con el objetivo de hacer frente a los retos sociales y ambientales que nos plantea la movilidad del futuro”.


“Grupo Antolin”, prosigue Blanco, “quiere ser parte activa en la construcción de esta movilidad y esto requiere la labor conjunta de todos los grupos de interés. Por eso, es clave identificar los asuntos relevantes para la compañía teniendo en cuenta lo que es importante para todos ellos integrando sus expectativas y demandas. Esto, junto a la actualización periódica del mapa de riesgos de la compañía y la continua adaptación a las tendencias y cambios del entorno, son las bases para definir nuestras líneas de acción. Sólo entendiendo la sostenibilidad desde el propio negocio, podemos lograr que todo lo que hagamos sean buenas prácticas socialmente responsables.Con este objetivo, la Dirección de Sostenibilidad, que es responsable de la definición e implantación del Plan Director de Sostenibilidad, depende jerárquicamente del Consejo de Administración y funcionalmente de nuestro Consejero Delegado".


El directivo de Grupo Antolin explica que “los aspectos de economía circular en la industria de automoción afectan a una variedad cada vez más amplia de componentes, razón por la cual las propias directivas europeas contemplan ya esta particularidad del vehículo. Nuestra estrategia, denominada “Smart Integrator”, pasa por incrementar el nivel de integración y el contenido tecnológico de nuestros productos con objeto de añadirles más valor, lo cual hace que potenciemos nuestro esfuerzo en los próximos años en diferentes áreas de trabajo, que tienen la Economía Circular como fin último. Estamos replanteando la arquitectura de los componentes y de sus elementos de fijación modular para facilitar su desmontaje en los vehículos que alcanzan su fin de vida  y favorecer así, en lo posible, su reutilización. También apostamos por potenciar el desarrollo y utilización de materiales con constituyentes de origen natural que hagan uso de fuentes renovables y de materiales poliméricos compostables o biodegradables”.



“Apostamos por potenciar el desarrollo y utilización de materiales con constituyentes de origen natural que hagan uso de fuentes renovables y de materiales poliméricos compostables o biodegradables” (Javier Blanco, Grupo Antolin) 


“Además”, añade Javier Blanco, “estamos estudiando cómo extender la vida útil de nuestros productos superando posibles limitaciones de obsolescencia, gracias a la armonización de programas de certificación técnica. Esto es especialmente importante en los componentes con alto contenido tecnológico y sus sistemas de control, como módulos electrónicos o software, así como en sus procesos de reparación y actualización con objeto de prolongar su vida útil. Cumplir con objetivos tan ambiciosos exige la colaboración de toda la cadena de valor, como están haciendo ya algunas iniciativas que se llevan a cabo en otros países europeos (Circular Economy Roadmap del Ministère de la Transition Ecologique et Solidaire del Gobierno de Francia, en la que colabora el Grupo Renault y algunas de sus empresas subsidiarias)”.


Respecto a la aplicación del concepto Industria 4.0 sostenible, Blanco señala que “la Industria 4.0. elevada a la “s” de sostenible es uno de los motores para conseguir el propósito de Grupo Antolin: marcar la diferencia por nuestros valores y compromisos sostenibles siendo reconocidos como una empresa pionera en el ámbito de la sostenibilidad dentro de la industria. Ligado a nuestro principio de economía circular de “hacer, más con menos” con foco en cero residuos, uno de los ejes de actuación es la lucha contra el cambio climático. Esto incluye la mejora de la eficiencia energética de procesos e instalaciones encaminada a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y el incremento del uso de energías procedentes de fuentes renovables primando la generación de electricidad para autoconsumo. En 2020, se han puesto en marcha instalaciones fotovoltaicas en cuatro empresas de España e India”.


“Con el mismo objetivo, destaca el diseño de productos y procesos para reducir nuestro impacto ambiental en las fases de fabricación y uso y fin de vida del vehículo y sus componentes. Estimamos que los vehículos que contienen componentes más ligeros fabricados por Grupo Antolin en 2020 dejarán de emitir unas 27.000 toneladas de CO2 a lo largo de su vida útil.


“Como proveedores del interior del coche”, subraya Blanco, “trabajamos en la mejora de la gestión energética del habitáculo para una adecuada transición a la electrificación de la movilidad. Habitáculo donde la seguridad y la salud de los ocupantes son prioritarias, por lo que desarrollamos sistemas integrados que monitorizan al conductor para asistirle en la conducción o soluciones que mejoran la calidad del aire. Además, la seguridad y salud de nuestros colaboradores y la de sus familias ocupa un lugar destacado en nuestra agenda sin descuidar en ningún momento la actividad preventiva. El año pasado se redujo la frecuencia de los accidentes y enfermedades profesionales un 30% en línea con nuestro objetivo de cero accidentes”.


Por otro lado, el directivo de Grupo Antolin argumenta que “sin duda, la tecnología es parte de nuestras vidas. La digitalización y la automatización de procesos están provocando una rápida transformación de los recursos humanos, lo que requiere que las empresas trabajemos en esa transición justa entre progreso y el desarrollo de las personas. En nuestro caso, esta transición pasa por una transformación de las habilidades y roles de los empleados hacia las nuevas formas de trabajo con el objetivo de que mejoren en determinadas competencias garantizando, a su vez, su empleabilidad. Apostamos por la recualificación de nuestros profesionales combinando diferentes proyectos de digitalización centrados en las personas con programas de formación continua y movilidad funcional y geográfica entre puestos y funciones, de cualificación y reconocimiento profesional y de formación profesional dual”.


En cuanto a la proyección a la cadena de suministro, Javier Blanco subraya que "los proveedores son fundamentales en el negocio sostenible de Grupo Antolin y determinantes a la hora de satisfacer las expectativas de los clientes. Trabajamos para contar con una red de proveedores eficiente y sostenible abordando los crecientes desafíos del mercado actual. A través del Código de Proveedores, hacemos partícipe al proveedor de nuestro valores, políticas y procesos en materia de sostenibilidad, asegurando que sus actuaciones son éticas y transparentes y respetan los derechos humanos, laborales y medioambientales, haciéndolos extensivos a su cadena de suministro”.


“Además, evaluamos regularmente su desempeño global en todos los aspectos de la sostenibilidad: condiciones laborales, derechos humanos, ética de negocio, anticorrupción, soborno, medioambiente, aprovisionamiento de materias primas, gestión de proveedores, seguridad, salud y responsabilidad social corporativa, de acuerdo con las recomendaciones definidas por los fabricantes de vehículos.  Para reafirmar este proceso, se está trabajando en la realización de auditorías de los sistemas de gestión sostenible de la cadena de suministro”.


“Me gustaría destacar”, concluye Blanco, “nuestro firme compromiso con el respeto a los Derechos Humanos en toda la cadena de valor con una línea específica de trabajo dentro del Plan Director. Nuestro principal riesgo, en este sentido, se relaciona con posibles impactos adversos de la extracción, comercio y exportación de minerales en zonas de alto riesgo y afectadas por conflictos. Por ello, contamos con una política de minerales en conflicto, que recoge explícitamente el compromiso de nuestros proveedores con la obtención de productos y servicios de compañías que comparten nuestros valores, monitorizando su cumplimiento por un grupo específico de trabajo”.


Acción climática

Christine Maier, directora de Comunicación de Bosch España, explica, respecto al compromiso de la compañía con la sostenibilidad,  que “además de nuestro objetivo claro de hacer que nuestras más de 400 localizaciones sean climáticamente neutras a partir de 2020, nos hemos fijado un objetivo ambicioso para reducir nuestras emisiones indirectas con el fin de disminuir nuestra huella de carbono, incluso más allá de los límites de empresa. Al expandir aún más nuestra acción climática, también nos estamos enfocando en nuestras emisiones indirectas, es decir, bienes y servicios adquiridos, viajes de negocios y también el transporte y uso de nuestros productos. Aquí nuevamente, tenemos un objetivo ambicioso: reduciremos nuestras emisiones indirectas en un 15% para 2030. Por lo tanto, nos hemos fijado objetivos de acción climática en toda la cadena de valor.


Con el mencionado objetivo de la reducción de un 15% de emisiones para 2030, Maier señala que “hemos fijado nuestra estrategia en cuatro pilares: eficiencia energética, nueva energía limpia, compra de electricidad verde y compensaciones de carbono. En nuestras acciones, seguimos el principio rector de una economía circular o de ciclo cerrado. Todos los días utilizamos una gran cantidad de productos que tienen una huella ecológica, ya sea por su fabricación, su uso o el final de su vida útil. Esto también es válido para la amplia gama de productos Bosch. Es por eso que damos gran importancia a nuestro objetivo de desarrollar productos que ayuden a conservar los recursos naturales, y en este sentido, analizamos todo el ciclo de vida del producto. Al evaluar el impacto ambiental desde el momento en que nuestros productos se lanzan al mercado hasta su eliminación, identificamos el potencial de mejora. Esto ya nos ha permitido identificar un tema clave: hemos agudizado nuestro enfoque en la reciclabilidad de los materiales que utilizamos.


Desde un enfoque de visión holística de la sostenibilidad, el Grupo Bosch está invirtiendo 2.000 millones de euros en neutralización de CO2 para 2030. “Al aumentar la eficiencia energética, esperamos ahorros de energía de hasta mil millones de euros, lo que elevará los costes totales de la neutralización de CO2 a mil millones de euros”, apunta Christine Maier..


A través de su empresa asesora Bosch Climate Solutions, creada el año pasado, la multinacional alemana comparte su experiencia como pionera en acción climática con otras compañías. La startup de Bosch comercializa varias soluciones, incluida la plataforma de energía de Bosch basada en la nube, que aplica algoritmos inteligentes para reducir el consumo de energía de las máquinas y aumentar, de esta forma, la eficiencia de los procesos productivos. Bosch ha implementado ya la plataforma en más de 100 localizaciones, posibilitando una importante contribución a la mejora de la eficiencia energética, la clave principal en los esfuerzos de la empresa por convertirse en neutra en carbono.


“El camino a seguir”, remarca la directora de Comunicación, “es digital y sostenible, y va de la mano de la inteligencia artificial industrial. La confianza en la inteligencia artificial es el requisito previo más importante para poder mejorar la vida de las personas y ayudar a limitar el cambio climático. Con este fin, Bosch confía en la AI industrial, que les explica a las máquinas el mundo físico, en lugar de enseñarles cómo comportarse como personas. No obstante, esto requiere pautas éticas. Para establecerlas, Bosch ha elaborado un código de ética de AI que se centra en la idea de que los humanos siempre mantienen el control”.


“Al evaluar el impacto ambiental desde el momento en que nuestros productos se lanzan al mercado hasta su eliminación, identificamos el potencial de mejora” (Christine Maier, Bosch)


Maier sostiene que“las cadenas de suministro digitales se están convirtiendo en una ventaja competitiva cada vez mayor en la carrera por cumplir los deseos personalizados de los clientes en un mundo conectado. También, ofrecen beneficios clave en términos de costes y eficiencia, por ejemplo, al permitir monitorizar y vincular mejor los datos de varias funciones dentro de la gestión de compras y transporte. En este sentido, trabajamos junto con nuestros proveedores para digitalizar la recepción de mercancías en nuestras localizaciones de principio a fin. Otro objetivo para el futuro es permitirles ver nuestras necesidades de fabricación, en todo el mundo y en tiempo real. De esta manera, podemos aprovechar la inteligencia artificial para identificar cualquier cuello de botella desde el principio, optimizar las redes de transporte y reducir las emisiones de CO₂. Para 2021, queremos utilizar la nube y soluciones de plataforma para gestionar más del 85% de nuestro volumen global de compras".


Finalmente, la responsable de Comunicación de Bosch concluye afirmando que“como uno de los proveedores automovilísticos más grandes del mundo, contribuimos en la actualidad a la movilidad de bajas emisiones. Estamos decididos a reducir aún más las emisiones de CO₂ en el sector de la movilidad mediante el desarrollo de nuevas tecnologías de propulsión y el uso de combustibles sintéticos. Nuestra visión es clara: el futuro de la movilidad estará libre de emisiones. Por lo tanto, buscamos un desarrollo neutral de la tecnología sin limitar nuestros esfuerzos a un tipo específico de propulsión. En cambio, preferimos aprovechar las ventajas de las diversas opciones disponibles. Ya sea en motores de gasolina o diésel, propulsados por gas natural o propulsión eléctrica, estamos trabajando rigurosamente en el perfeccionamiento de los sistemas de propulsión”.


Compromiso con la Agenda 2030

Desde Continental Automotive Spain, Silvia Cano, responsable de Comunicación, comenta que “todas las acciones de sostenibilidad y negocio responsable se realizan desde la central con un claro compromiso además con la Agenda 2030. Las actividades se iniciaron en 2012 y desde entonces se publica anualmente un informe de sostenibilidad. Además, presentamos informes no financieros relacionados con cuestiones ambientales, laborales, derechos humanos, prevención de la corrupción y el soborno y otras cuestiones sociales; que resaltan la creciente integración de la sostenibilidad en la gestión empresarial”.


Para Continental, la economía circular se extiende a todos los niveles, para todos los materiales, productos y niveles de la cadena de valor. Como fecha límite, en 2050, Continental se propone cerrar sus ciclos de productos y recursos, eliminando los residuos al final de la vida útil de un producto.  Un ejemplo de esto es la electrónica de consumo, utilizada por millones de personas en todo el mundo para trabajar, comprar, comunicarse y muchas otras cosas. “Producirla dentro de una economía circular es una solución con el diseño de dispositivos que sean más fáciles de reparar o el uso de robots que los desmontan al final de su vida útil y recuperan componentes para su reutilización”, indica Silvia Cano.



“Producir electrónica de consumo dentro de una economía circular es una solución con el diseño de dispositivos que sean más fáciles de reparar o el uso de robots que los desmontan al final de su vida útil y recuperan componentes para su reutilización” (Silvia Cano, Continental) 


La sostenibilidad en Continental está basada en cuatro estrategias: Neutralidad del carbono, Movilidad, Industrias Libres de Emisiones y Economía circular. “Nos esforzamos por un 100% de ciclos de recursos y productos cerrados y cadena de valor responsable. Además, de esto contamos con ocho elementos esenciales de sostenibilidad: Buenas condiciones de trabajo, Fábricas verdes y seguras, Innovaciones y digitalización (transformación digital), Referencia en calidad, Movilidad segura, Creación de valor a largo plazo, Práctica de gestión sostenible y Ciudadanía corporativa para tener un impacto positivo en la sociedad más allá de nuestras actividades empresariales".


Silvia Cano afirma que Continental “quiere posicionarse como un partner sostenible en materia de movilidad dentro del concepto de industria 4.0: vehículos conectados, limpios y seguros. Adoptar y dar forma a la transformación hacia la movilidad y la industria. Estamos utilizando digitalización y conectividad para ayudar a los fabricantes de vehículos e industria de la automoción con soluciones inteligentes para la gestión de la información, nuevas soluciones de movilidad, tecnologías para aumentar la seguridad vial y sistemas de accionamiento más eficientes en combustible. En el campo de la Conectividad, desarrollamos sistemas inteligentes de transporte hasta software y electrónica en el vehículo, todo conectado, ofrece la oportunidad de nuevas funciones y más eficiencia, así como hace que los vehículos del mañana sean aún más atractivos en la combinación de movilidad”.


Fabricación responsable

Inés Ruiz de Arana, gerente de Sostenibilidad de Gestamp, explica que “nuestro propósito es plantear soluciones a nuestros clientes, los fabricantes de automóviles, para que sus coches sean más seguros y sostenibles, ejes estratégicos que están alineados con la consecución del ODS [Objetivos de Desarrollo Sostenible] 3, Salud y Bienestar, y con el ODS 13, Acción por el Clima, entre otros objetivos. Para la consecución del ODS 3, y en concreto reducir los accidentes mortales en carretera, estamos en continua innovación y desarrollo para que nuestros componentes metálicos sean más seguros y por tanto mejorar la seguridad pasiva de los vehículos, que en caso de accidente ayudan a salvar vidas en la carretera”.


“En cuanto al ODS 13, Acción por el Clima, el Grupo tiene una ambiciosa estrategia para mitigar las emisiones de CO2 derivadas de su propia actividad, pero también está contribuyendo mediante el aligeramiento de sus productos (carrocería, chasis y mecanismos), dado que el peso influye directamente en las emisiones de CO2 durante la etapa de uso de los vehículos. Todo este conocimiento se aplica también al aligeramiento de los componentes que Gestamp fabrica para el vehículo eléctrico. Una de las piezas que cobra especial relevancia en el vehículo eléctrico es la caja de batería (battery box), que protege la batería y que Gestamp diseña y fabrica de manera integral”.


Consciente del consumo intensivo de energía y en línea con su compromiso en la lucha por el cambio climático, Gestamp puso en marcha en 2013 un ambicioso proyecto de eficiencia energética. Este plan utiliza tecnología avanzada que permite conocer en tiempo real el consumo de gas y electricidad de las plantas y a partir de ahí, establecer medidas de ahorro y optimización. Solo en 2019 las medidas aplicadas han permitido una reducción de más de 36 GWh.


Adicionalmente, en 2020, Gestamp ha formalizado sus objetivos para reducir las emisiones de carbono para el año 2030, conforme a criterios científicos, que han sido aprobados por la iniciativa Science Based Targets (SBTI). “Así, Gestamp se ha convertido en una de las pocas compañías TIER1 en el mundo, y la primera empresa del sector automoción en España, con los objetivos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero establecidos y aprobados”, expone Inés Ruiz de Arana, quien añade que “de manera alineada con el ODS 12, trabajamos para una fabricación responsable, flexible e inteligente, optimizando el consumo de recursos naturales y de materias primas, digitalizando nuestros procesos productivos y mejorando la gestión y el reciclaje de los residuos generados en la producción”.


“En Gestamp hemos implantado un modelo de economía circular según el cual fomentamos prácticas de gestión responsable de nuestros residuos encaminadas a la segregación, reutilización, reciclaje y valorización de la gran mayoría de estos. Contamos con una alta tasa de reciclaje/reutilización consiguiendo que un 98,2% del total de nuestros residuos tenga como destino final el reciclado, la reutilización o la recuperación de energía. El reto es seguir extendiendo nuestro compromiso de sostenibilidad desde la concepción, diseño y desarrollo de todos nuestros productos. Para ello, aplicaremos la tecnología avanzada que nos permita evaluar el impacto de la huella de carbono en el ciclo de vida de nuestro producto: los componentes metálicos de los coches.  El objetivo no es otro que el de seguir acompañando a nuestros clientes, como siempre hemos hecho, en los retos a los que ahora se enfrentan, entre los que, sin duda, la digitalización y la sostenibilidad juegan un papel vital”.


Ruiz de Arana detalla que “gran parte de nuestra inversión en innovación y desarrollo está centrada en aligerar el peso de nuestras piezas y ayudar a nuestros clientes a cumplir con las exigencias en emisiones de CO2 de los vehículos. Es difícil fijar una cifra, pero trabajamos para estimar qué porcentaje de nuestros ingresos, de nuestras inversiones y de gasto está contribuyendo a la mitigación y adaptación al cambio climático”. 


La gerente de Sostenibilidad explica que “en Gestamp apostamos por un modelo de Industria 4.0 aplicada a nuestros procesos productivos, con una clara visión: crear plantas productivas más eficientes y flexibles y procesos más consistentes y fiables a través del análisis de nuestros datos, añadiendo inteligencia a los procesos para hacer llegar la información correcta a las personas adecuadas en el momento preciso. Gestamp cuenta con diversos proyectos de Industria 4.0 en curso que abarcan desde los diferentes procesos de producción, como la estampación en caliente, la estampación en frío o la soldadura por arco, hasta los procesos auxiliares, como el mantenimiento, la logística, la calidad o la energía”.



“Gestamp se ha convertido en una de las pocas compañías TIER1 en el mundo, y la primera empresa del sector automoción en España, con los objetivos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero establecidos y aprobados” (Inés Ruiz de Arana, Gestamp) 


“Concretamente uno de los proyectos de Industria 4.0 que tenemos implantado es el de eficiencia energética. Para conseguir nuestros objetivos de ahorro, monitorizamos el consumo instantáneo en electricidad y gas de nuestros equipos, los analizamos e implementamos medidas que nos permiten optimizar y reducir su consumo, y ser medioambientalmente más responsables. En 2019, conseguimos ahorrar más de 36 GWh en gas y electricidad. Gestamp está extendiendo su compromiso de sostenibilidad a la concepción, diseño y desarrollo de todos sus productos, aplicando tecnología avanzada creada internamente por equipos de I+D e Industria 4.0. Gracias a una estrecha relación con los principales fabricantes del automóvil, la línea de ‘codesarrollo’ de productos con los clientes se intensifica para optimizar procesos y ofrecer productos de mayor valor añadido y más eficientes para conseguir coches cada vez más seguros y mejores para el medioambiente, alineados con el ODS 3 y ODS 13.


En cuanto a la gestión de la cadena de suministro, Ruiz de Arana afirma que “en Gestamp integramos los criterios de sostenibilidad entre los aspectos por los que valoramos a nuestros proveedores. Todo proveedor con el que trabajamos debe aceptar nuestros requisitos en materia de responsabilidad social, basados en los Principios del Pacto Mundial de Naciones Unidas, como que tengan un comportamiento ético, en línea con nuestros valores y los Derechos Humanos y los criterios de protección del medioambiente.  Anualmente en Gestamp realizamos auditorías con el objetivo de hacer un seguimiento de su capacidad para cumplir con nuestros requisitos y expectativas. La auditoría se basa en un modelo interno que cumple con los estándares IATF 16949 y VDA, que incluyen aspectos ambientales (uso de energía, agua y materias primas; gestión de residuos peligrosos), sociales y éticos (condiciones de trabajo, derechos humanos, salud y seguridad, anti- corrupción). Hay que destacar que año tras año, el 60% de nuestros proveedores obtuvo una mejor calificación en auditorias consecutivas. Lo que demuestra el compromiso de Gestamp y de nuestra cadena de suministros en materia de sostenibilidad”.



   “Abordamos la Sostenibilidad como una oportunidad y para generar innovación”
   SERNAUTO presenta su Libro Blanco sobre desarrollo sostenible
   SERNAUTO explora el concepto de financiación sostenible
Empresas destacadas