Sinergia entre máquinas y personas en el control de calidad de MEWA
Suscríbete

Sinergia entre máquinas y personas en el control de calidad de MEWA

Control de calidad MEWA
La inspección automatizada complementa la inspección visual de los paños de limpieza. Foto: MEWA
|

Líneas de ensamblaje, robots industriales, automatización, digitalización... las plantas de producción han cambiado drásticamente en los últimos 100 años. MEWA ha evolucionado en paralelo a todos estos saltos tecnológicos en el desarrollo industrial. El proveedor de servicios textiles apoyó a las empresas con un sistema de servicios que funcionaba perfectamente y que les suministraba paños de limpieza, los recogía para su lavado y cuidado, y los entregaba de nuevo. Al hacerlo, MEWA también promovió conscientemente la aceleración de la Industria 2.0 a la 4.0.


Actualmente, MEWA es una empresa con un alto rendimiento y un proveedor textil líder en su sector. La ventaja para los clientes es significativa: alquilan un sistema de bajo coste con un amplio servicio individualizado gracias a los comerciales de MEWA in situ, así como a los asesores logísticos, que no solo recogen y entregan los paños de limpieza, sino que también se encargan de registrar y transmitir las solicitudes de cualquier tipo.


A lo largo de las décadas, MEWA ha optimizado de forma continua la producción, el lavado y el mantenimiento de los paños de limpieza, que son tejidos internamente por la compañía y que disponen de gran capacidad de absorción. También han sido diseñados a nivel interno los túneles de lavado y secado, un proceso extraordinariamente ecológico, un sistema de control de calidad en varios pasos y el contenedor de seguridad MEWA SaCon, que desempeña un papel clave en todo el servicio de alquiler. El SaCon es práctico y seguro tanto para el almacenamiento de los paños (lavados y usados, que se disponen por separado) en las instalaciones de los clientes como para el transporte de los mismos.


El control de calidad lo realizan en sinergia personas y máquinas: los paños limpios pasan primero por un empleado en una cinta transportadora. Si el ojo entrenado detecta una reducción en la calidad, el paño se filtra. Los paños en buen estado pasan por una segunda prueba automatizada de peso: los paños deteriorados pierden masa. Solo se necesitan unos pocos minutos para este control intensivo de calidad.

Finalmente, los paños se lavana 90ºC durante 15 minutos, para eliminar completamente los gérmenes. 

   MEWA aboga por evitar los paños de un solo uso
Empresas destacadas