Diez claves para liderar la industria del automóvil en la era de la electrificación

Diez claves para liderar la industria del automóvil en la era de la electrificación

Coche electrico 57148
|

SERNAUTO ha apuntado diez claves para la electrificación de la industria del automóvil en España, una necesidad incipiente del sector para mantener la competitividad en el futuro más cercano. Actualmente, solo el 3% de baterías para coches eléctricos se producen en Europa, mientras la automoción china y norteamericana experimenta un fuerte auge, lo que significa que el sector tiene todavía algunas materias pendientes con el reto de la electrificación.

Estas son las diez claves que apunta SERNAUTO en su informe "La electrificación de los vehículos: ¿amenaza u oportunidad?":

1. Producción europea de coches electrificados. Algunos países de Europa están desarrollando capacidades de producción de vehículos eléctricos y los grandes OEMs están estableciendo plantas de fabricación en sus países de origen (Alemania, Francia y Reino Unido), tomando la delantera en el desarrollo del coche eléctrico en Europa. En España ya se producen dos turismos eléctricos (Opel Corsa, en Zaragoza y Peugeot 2008, en Vigo; y está planeado otro modelo eléctrico en Madrid) pero nuestra industria de proveedores necesita reaccionar a tiempo para desarrollar capacidades nacionales y atraer más inversiones.

2. Las baterías, componente clave. China copa el 80% de la producción de baterías eléctricas, las cuales suponen el 40% del valor añadido de un coche eléctrico. Tan solo el 3% de las baterías se producen en países europeos. La industria europea aspira a liderar la tecnología de baterías de próxima generación y espera que la Alianza Europea de las Baterías promovida por la Comisión Europea, así como las estrategias nacionales, apoyen este progreso.

3. Acceso a materias primas. China suministra el 70% de las materias primas, junto a Brasil, EEUU, Rusia y Sudáfrica. La política de la UE debería apoyar el acceso seguro a estos materiales y evitar interrupciones en la cadena de suministro por conflictos comerciales o disputas geoestratégicas. Al mismo tiempo, hay que apoyar los esfuerzos de I+D para desarrollar soluciones tecnológicas alternativas que puedan reducir la dependencia de materiales cuyas perspectivas de suministro son inciertas.

4. Innovación. La industria española de proveedores invierte anualmente más de 1.500 millones de euros en I+D+i, o lo que es lo mismo, un 4% de su facturación, tres veces más que la media industrial. En la agenda de prioridades estratégicas en I+D+i de la Plataforma Tecnológica Española de Automoción y Movilidad (Move to Future, M2F), los sistemas de propulsión y combustibles alternativos, la automatización y la conectividad ocupan una posición destacada.

5. El proceso de "Softwerización". Los coches eléctricos reducen la complejidad mecánica y, además de la batería, el software se convertirá en un factor diferenciador clave en ellos. El "hardware" mecánico reducirá su importancia en la cadena de valor y los proveedores tradicionales de la industria se van a enfrentar a nuevos competidores del sector de las TIC. Para financiar las inversiones necesarias que exige este nuevo ecosistema, será indispensable que las empresas continúen con su actividad principal (en vehículos de combustión e híbridos) y mantengan su rentabilidad.

6. Apoyo en la transformación. En 2030, la media de emisiones de los vehículos vendidos por cada fabricante tendrá que ser de alrededor de 67 gramos de CO2 por kilómetro (un 37% menos que ahora). Para afrontar esta transformación es necesaria la colaboración del sector público y privado, invirtiendo en mejores infraestructuras de recarga y generación suficiente de energía renovable, además de promover economías de escala para reducir el precio de los coches eléctricos.

7. Marco regulatorio. Es crucial favorecer el desarrollo de un marco regulatorio "inteligente", tecnológicamente neutro y basado en criterios de eficiencia. Los proveedores europeos llevan mucho tiempo solicitando un enfoque para el cálculo de emisiones de CO2 "del pozo a la rueda" ("well to wheel") para tener en cuenta también las emisiones de la producción del combustible y generación de electricidad.

8. Armonización técnica. Con requisitos técnicos comunes para los vehículos en todos los países, se podrían reducir los costes de desarrollo y evitar la duplicación de procedimientos administrativos; y los consumidores también se beneficiarían de vehículos más económicos y que cumplen unos requisitos comunes en todo el mundo.

9. Conectividad y datos. Los vehículos automatizados y conectados generarán enormes cantidades de datos, a partir de los cuales se pueden crear nuevos servicios y productos, pero hay que crear la infraestructura apropiada y un marco normativo común para el tratamiento y la seguridad de todos los datos. La industria europea, en su conjunto, está trabajando junto a las compañías de telecomunicaciones y los órganos reguladores para implementar estándares de comunicación V2V (Vehículo a Vehículo) y V2X (Vehículo a Todo), pero todavía estamos a la espera del desarrollo de un marco normativo común europeo.

10. Formación y talento. La formación es una prioridad estratégica para todo el sector. Es esencial trabajar en la adecuación de los planes de estudio a las necesidades reales de las empresas; establecer un período mínimo de prácticas profesionales; flexibilizar calendarios y horarios lectivos; impulsar los doctorados industriales y promover programas de FP Dual, involucrando en su desarrollo a grupos de trabajo integrados por empresas y Administraciones Públicas.

Empresas destacadas