El poder del análisis para resolver los defectos de fabricación
Suscríbete

El poder del análisis para resolver los defectos de fabricación

Sebas alsina infor 26481
|

Todos los que estamos involucrados en el diseño, la fabricación o la reparación de automóviles o incluso en su simple conducción, hemos oído durante este año el escándalo de los airbag defectuosos en vehículos de distintas marcas. Incluso ahora que han pasado algunos meses, el proveedor de los airbag y los fabricantes de los vehículos siguen intentando identificar por qué no se cumplieron las expectativas marcadas.


Cada vez hay más globalización dentro del sector, lo que supone que muchos fabricantes de equipamiento original, OEMs, usen componentes de los mismos proveedores para varios de sus modelos. Esto permite obtener economías de escala y aumentar los márgenes de beneficio. Sin embargo, también maximiza las consecuencias si uno de los componentes, como en este caso de los airbag, sale defectuoso y se acaba integrando en la producción de millones de coches.


Las empresas implicadas siguen investigando por qué fallaron esos airbag pero lo que es seguro es que se debió a una combinación de factores que incluyen el diseño del airbag, el diseño del vehículo y el entorno en el que operaba el coche en el momento del fallo. Las investigaciones de este tipo requieren minuciosidad, eficiencia, colaboración y, lo que es más importante, acceso a una información precisa.


Si el acceso a información precisa es importante, aún más crítico es tener acceso a los datos que generan los vehículos, tanto para los proveedores como para los OEMs. Estos datos permiten resolver los defectos de los productos de una forma mucho más rápida, mejorar el diseño de futuros productos y optimizar el proceso de fabricación.


Los coches generan una enorme cantidad de datos – de media, 1,3 gigas de información cada hora. Esta información la generan docenas de sensores instalados por todo el vehículo que captan y publican los datos del rendimiento operacional de componentes críticos como podría ser un airbag. El análisis de los datos que recopilan estos sensores puede ayudar a los proveedores de componentes y a los OEMs a detectar más rápidamente los elementos defectuosos. Desafortunadamente, el análisis limitado de datos de este tipo que se realiza en la actualidad es llevado a cabo únicamente por los OEMs.


El ecosistema del sector impacta en la resolución de los defectos
Aunque la tecnología de análisis de datos está disponible para cualquier empresa, los datos de los sensores de los vehículos son propiedad de los OEMs. Estos datos no se recopilan y se guardan de modo que puedan compartirse de manera sencilla con proveedores, lo que significa que los OEMs son los únicos que pueden analizar los datos del vehículo. La incapacidad de los proveedores para acceder a los datos no les permite usar las potentes herramientas analíticas que les permitan detectar defectos y mejorar los productos.


Los proveedores del sector de automoción dependen de los OEMs para obtener el resumen de los análisis que realizan de cada modelo en el que los proveedores tengan un componente instalado. No obstante, los OEMs pueden elegir, no sólo entre compartir o no los datos e informaciones con los proveedores, sino también cuándo hacerlo.


Volviendo al caso de los airbags, si el proveedor hubiera tenido acceso a los datos y herramientas de análisis de cada vehículo fabricado que integraba su componente, hubiera podido detectar las tendencias y patrones que hubieran ofrecido información sobre por qué los airbags fallaron.


La situación hubiera sido incluso mejor si el fabricante del airbag hubiera tenido acceso a los datos en tiempo real y, utilizando herramientas predictivas, hubiera podido anticiparse a los problemas antes de que surgieran. Mejor que repasar los datos una vez que el componente falla, si es que recibe esos datos, los proveedores hubieran podido identificar el fallo potencial ahorrando dinero y lo que es más importante, vidas.


El poder del Business Intelligence no se limita a predecir y gestionar incidentes. La información obtenida a partir de la observación de tendencias y patrones puede llevar incluso a reportar ajustes necesarios al principio de la cadena de suministro, incluyendo diseño, materiales y procesos. Esto es posible únicamente cuando los proveedores del sector automoción tienen acceso a esos datos e integran también sus datos de Business Intelligence y los procesos de la cadena de suministro con el sistema de planificación de recursos empresariales (ERP).


Estos sistemas y herramientas ya están disponibles en el mercado y transforman los datos obtenidos, de información abrumadora en conocimiento útil y predictivo. Las herramientas analíticas tienen la capacidad de ayudar tanto a proveedores como a OEMs a mejorar de forma eficiente la calidad de sus productos mientras reducen costes y protegen la reputación de sus compañías. Es el momento de empezar a asegurar que todos los OEMs y los proveedores del sector tienen pleno acceso a los datos necesarios para llevar a cabo el análisis que permita una eficaz resolución de los defectos.


Empresas destacadas