Automóviles que conducen solos por autopista, una realidad en 2020
Suscríbete

Automóviles que conducen solos por autopista, una realidad en 2020

Bosch conduccion automatizada 23074 26414
|

“Gracias a nuestro sistema de piloto automático para autopistas, a partir de 2020, podremos ver coches altamente automatizados que conducirán ellos solos por las autopistas”, aseguró Belén Aranda, responsable para Europa del Proyecto de Conducción Automatizada de Bosch, durante una rueda de prensa convocada por la compañía en Madrid el pasado 10 de diciembre. El objetivo de dicha convocatoria era dar a conocer los avances tecnológicos, desarrollos y planes de introducción de los sistemas de conducción automatizada. “La conducción automatizada es la consecuencia del auge del mercado de sistemas de asistencia al conductory Bosch es especialista en todas las tecnologías necesarias, desde los componentes individuales hasta el sistema completo”.


Actualmente, las ventas de Bosch en este campo están aumentando a un ritmo del 33% anual y la empresa prevé que, en 2016, sus ventas en sistemas de asistencia al conductor superen, por primera vez, los mil millones de euros. La compañía ya estableció el año pasado un nuevo récord con la venta de más de 50 millones de sensores de entorno destinados a los sistemas de asistencia al conductor, según indicaron desde Bosch. Así, el número de sensores de radar y vídeo vendidos se duplicó en 2014, y lo hará de nuevo en 2015, aunque también se espera que su sensor de radar número diez millones salga de la línea montaje en 2016.


“A medida que avanzamos hacia el coche autónomo, vamos introduciendo nuevos sistemas de asistencia al conductor”, explicó Lorenzo Jiménez, responsable de Prensa y Marketing del Área Mobility Solutions de Bosch, en el evento con los medios, en el que también se encontraba Christine N. Maier, directora de Comunicación y Relaciones Institucionales de la compañía. Cerca de 2.000 ingenieros de Bosch trabajan en la puesta a punto de sus sistemas de asistencia al conductor, cifra que supone un incremento de más de 700 personas con relación a hace tan sólo dos años. Gracias a esta capacidad de innovación, Bosch se encuentra a pocos años de estrenar una tecnología que proporcionará a los conductores la posibilidad de elegir entre ambas alternativas.


En la conducción altamente automatizada, el vehículo asume temporalmente la plena responsabilidad de las tareas de conducción, lo que mejora la seguridad en las carreteras, pero también exige grandes dosis de fiabilidad técnica y cambios fundamentales en la arquitectura del vehículo.


Sin embargo, es igualmente importante que los gobiernos establezcan el marco jurídico necesario para la conducción automatizada. Según la experta de Bosch, “la legislación debe de seguir el ritmo de lo que es técnicamente posible”. Al margen de la ley, las homologaciones de vehículos presentan otro obstáculo: el reglamento R.79 de la Comisión Económica de las Naciones Unidas para Europa (CEPE), que sólo permite la intervención automática en la dirección hasta un límite de 10 km/h. Otro asunto que quedaría por resolver sería la validación de los tests realizados, ya que usando los métodos actuales, un pilotaje automatizado por autopista tendría que completar las pruebas equivalentes a varios millones de kilómetros recorridos antes de que pudiera entrar en fase de producción.


Empresas destacadas